24 Maldito el que hiriere a su prójimo ocultamente. Y dirá todo el pueblo: Amén.