6 Más vale un puño lleno con descanso, que ambos puños llenos con trabajo y aflicción de espíritu.