2 Y vino hasta delante de la puerta del rey; porque no era lĂ­cito pasar adentro de la puerta del rey con vestido de cilicio.