20 Y Dios hizo bien a las parteras; y el pueblo se multiplicó, y se fortaleció en gran manera.