28 No maldecirás a los jueces, ni maldecirás al príncipe de tu pueblo.