33 Y comerĂ¡n aquellas cosas con las cuales fueron expiados, para llenar sus manos para ser santificados; mas el extranjero no comerĂ¡, porque son santidad.