18 Y la gloria del SEÑOR se salió de sobre el umbral de la Casa, y paró sobre los querubines.