35 Por tanto, ramera, oye palabra del SEÑOR: