17 Con todo, los perdonó mi ojo, no matándolos, ni los consumí en el desierto;