5 Porque no eres enviado a pueblo de habla profunda ni de lengua difĂ­cil, sino a la casa de Israel.