4 Y he aquí, allí estaba la gloria del Dios de Israel, como la visión que yo había visto en el campo.