19 Porque yo por la ley soy muerto a la ley, para vivir a Dios.