8 Ahora pues, hijo mío, escucha mi voz en lo que te mando: