30 Aquel varón, señor de la tierra, nos habló ásperamente, y nos trató como a espías de la tierra: