12 Por lo cual alzad las manos caĆ­das y las rodillas descoyuntadas.