9 Así que queda el sabatismo para el Pueblo de Dios.