4 Porque es imposible que los que una vez recibieron la luz, y que gustaron aquel don celestial, y que fueron hechos partĂ­cipes del EspĂ­ritu Santo;