38 Os sea pues notorio, varones hermanos, que por éste os es anunciada remisión de pecados,