14 Pero no mucho después dio en ella un viento repentino, que se llama Euroaquilo.