4 Y alzando velas desde allĂ­, navegamos bajo de Chipre, porque los vientos eran contrarios.