9 Y pasado mucho tiempo, y siendo ya peligrosa la navegaciĆ³n, porque ya era pasado el ayuno, Pablo amonestaba,