5 Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos; y los oídos de los sordos se abrirán.