25 Yo cavé, y bebí las aguas; y con las pisadas de mis pies secaré todos los ríos de sustento.