4 No se cansará, ni desmayará, hasta que ponga en la tierra juicio, y las islas esperarán su ley.