21 ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos!