6 y que te declarara los secretos de la sabidurĂ­a! Porque mereces dos tantos segĂșn la ley; y sabe que Dios te ha olvidado por tu iniquidad.