26 ¿Por qué escribes contra mí amarguras, y me haces cargo de los pecados de mi juventud?