5 Pero yo os alentaría con mis palabras, y la consolación de mis labios detendría el dolor .