29 Esta es la parte que Dios apareja al hombre impío, y la heredad que Dios le señala por su palabra.