12 Del mandamiento de sus labios nunca me separé; guardé las palabras de su boca más que mi comida.