12 De la ciudad claman los hombres, y las almas muertas dan voces, pero Dios no puso estorbo.