5 He aquí que ni aun la misma luna será resplandeciente, ni las estrellas son limpias delante de sus ojos.