10 la voz de los principales se ocultaba, y su lengua se pegaba a su paladar;