23 Al hombre que no sabe por donde vaya, y que Dios lo encerrĂ³.