22 Me levantaste, y me hiciste cabalgar sobre el viento, y derretiste en mí el ser.