23 Porque yo conozco que me conduces a la muerte; y a la casa determinada a todo viviente.