29 Si me alegré en el quebrantamiento del que me aborrecía, y me regocijé cuando le halló el mal;