32 El extranjero no tenía fuera la noche; mis puertas abría al caminante.