5 Pero viendo Eliú que no había respuesta en la boca de aquellos tres varones, su furor se encendió.