32 Enséñame tú lo que yo no veo; que si hice mal, no lo haré más.