18 Por lo cual de temer es que no te quite con golpe, el cual no puedas apartar de ti con gran rescate.