2 Oíd atentamente su voz terrible, y la palabra que sale de su boca.