14 ¿Quién abrirá las puertas de su rostro? Los órdenes de sus dientes espantan.