21 Su aliento enciende los carbones, y de su boca sale llama.