28 Saeta no le hace huir; las piedras de honda se le tornan aristas.