8 Ciertamente yo buscaría a Dios, y depositaría en él mis negocios;