2 ¡Oh, si pesasen al justo mi queja y mi tormento, y se alzasen igualmente en balanza!