30 Si hay iniquidad en mi lengua; o si mi paladar no discierne los tormentos.