5 Que arranca los montes con su furor, y no conocen quién los trastornó;