3 Subió pues Jesús a un monte, y se sentó allí con sus discípulos.